El consumo de esta droga está tomando fuerza en el Eje Cafetero y Antioquia, dice informe.

Miguel tiene 27 años. Es economista y desde hace cinco años consume 'tusi', una droga sintética que él utiliza para bailar hasta por 12 horas en las fiestas electrónicas. "El estado emocional sube muchísimo. Puedo alucinar y me desinhibe sexualmente. Aunque eso depende de la clase de 'tusi' y de la música que toque el DJ", relata el joven.

Dicha sustancia (se inhala) no es nueva en Colombia, pero en los últimos dos años se ha popularizado entre jóvenes colombianos porque -según los expertos- se está preparando con otros componentes que elevan la experiencia para quienes la consumen, pero trae efectos sumamente nocivos que podrían llevar, incluso, hasta la muerte. Así lo evidencia la Corporación Acción Técnica Social (ATS), una organización social que documenta y educa sobre el consumo responsable de estas sustancias, en un reporte titulado 'Sustancias Psicoactivas: tendencias en preparación, acceso y consumo 2019-2020' y dado a conocer este martes. Julián Quintero, director de ATS, habló con EL TIEMPO y explicó que esta sustancia está tomando fuerza en el Eje Cafetero y en Antioquia, en un grupo poblacional que ronda entre los 16 y 24 años. "En 2012 se identificó el 'tusi' en Colombia. Hemos analizado esa sustancia y hasta el 2016 y 2017 observamos que contenía ketamina (anestésico), éxtasis (psicoestimulante), edulcorante (olor y sabor) y en ocasiones la molécula original del 2C-B", cuenta Quintero. La fórmula original ha sido alterada con componentes como opioides y benzodiacepina (medicamento psicotrópico). Esas dos sustancias, con la ketamina, son depresores del sistema nervioso central.

Pero el especialista advierte que en la actualidad la sustancia está siendo preparada y comercializada con nuevos componentes que podrían generar graves riesgos para el sistema nervioso central. "La fórmula original ha sido alterada con componentes como opioides y benzodiacepina (medicamento). Esas dos sustancias, con la ketamina, son depresores del sistema nervioso central, y si se consumen con alcohol pueden llegar ser mortales. Además, hemos evidenciado que los jóvenes están cocinando (preparando la sustancia) sin conocimientos básicos en química, lo que pone en riesgo para quienes la consumen", continúa. Para llegar a esta conclusión, la Corporación Acción Técnica Social analizó, con el apoyo del observatorio de drogas de Colombia, 27 muestras reportadas como 2C-B (molécula original del 'tusi') y solo 3 dieron positivo para 2C-B. "El resto eran en su mayoría una mezcla de éxtasis, cafeína y ketamina". De hecho algunas muestras presentaban acetaminofén. El informa advierte que la mezcla de esos elementos tiene como efecto primario la sedación, disminución de dolor y sensación de bienestar. También manifiestan efectos directos en el cuerpo como somnolencia, disminución del dolor y de la tasa respiratoria. 

En este momento estoy en una sala de urgencias porque creo que el 'tusi' me está pasando factura (...). Tengo dolor en el pecho y dificultad para respirar.

Miguel cuenta, desde una sala de urgencias, que ha logrado consumir hasta cuatro gramos de 'tusi' en una sola noche. "Eso es muchísimo (...). El efecto de un pase dura entre 30 y 40 minutos, por eso hay que seguir y seguir", reflexiona el economista.

Cuenta que la probó por primera vez en el carro de un amigo y que su gusto fue creciendo a tal punto que ya no solo la consumía en fiestas. "En este momento estoy en una sala de urgencias porque creo que el 'tusi' me está pasando factura (...). Tengo dolor en el pecho y dificultad para respirar", continúa. Señala que en el mercado esa droga se puede conseguir por 60.000 o 120.000 pesos, eso "depende de la calidad". "Es cierto que están haciendo varias mezclas. En ocasiones, hay 'tusis' que no me han hecho nada. Pero hay otras, incluso, que no me permiten realizar los movimientos corporales correctos. Les meten saborizantes de uva, fresa y muchos más, pero eso no incide mucho. El principal ingrediente es la ketamina. Se le puede meter cualquier cosa y la gente no sabe que está consumiendo", expresa Miguel. Desde la Corporación Acción Técnica Social emiten una alerta a las autoridades para presten especial atención durante este año, porque los investigadores advierten que esta droga se seguirá modificando con otras sustancias. "El sistema de salud se debe poner las pilas porque en cualquier momento van a llegar al hospital jóvenes con sobredosis y los doctores no van a saber de qué se tratará", sentencia Quintero.

 

Artículo original: El Tiempo

Artículo tomado de: El Tiempo